Impacto de la crisis del coronavirus en Europa

UNA VISION SOCIOLOGICA: PERCEPCIONES DE LA CRISIS DEL CORONAVIRUS POR PARTE DE LOS EUROPEOS

Hemos realizado un Estudio para evaluar el estado de ánimo y las preocupaciones ante la crisis del coronavirus y establecer la comparación de la población de España con la de los países de nuestro entorno: Italia, Alemania, Reino Unido, Francia y Portugal.

El trabajo de campo se llevó a cabo el día 19 de abril de 2020.


Europa, epicentro del coronavirus

El primer caso de coronavirus en Europa se detectó a finales del mes de enero. Desde entonces, entre la incredulidad de unos, el “esto no va con nosotros” de otros y la indiferencia de todos, el coronavirus ha ido campando a sus anchas hasta convertir Europa en el epicentro de la pandemia.

En las últimas semanas, la población de España y las de los países de nuestro entorno han sufrido y todavía siguen sufriendo, el azote de una enfermedad nueva, esencialmente desconocida y para la que no se conoce tratamiento efectivo ni vacuna que pueda prevenirla.

El Estudio que ahora presentamos evalúa el estado de ánimo y la preocupación de la población de España y de otros 5 países europeos: Portugal, Italia, Francia, Alemania y el Reino Unido, con los que compartimos cercanía geográfica, intereses, cultura y un marco regulatorio monetario, económico y social por nuestra pertenencia a la Unión Europea, con la única excepción del Reino Unido, que, como es sabido, se encuentra en estos momentos en proceso de desvinculación del club.

Después de los primeros casos ya en varios países, tras los que parece que nadie hizo gran cosa, hubo que esperar a que, a finales de febrero, el coronavirus arrancase con virulencia en el norte de Italia y desde entonces en expansión meteórica, apenas tres semanas después, a mitad de marzo, la OMS declaró a Europa como el nuevo epicentro del virus, haciéndole el relevo a China que hasta entonces había acaparado el protagonismo de la pandemia.

Diferentes países, diferentes realidades

Alemania, Reino Unido, Francia e Italia son países que, en relación con España, tienen mayor tamaño de población, mayor nivel de desarrollo económico y un tejido empresarial más potente. Si tenemos en cuenta el tamaño de la población, el desarrollo económico y la cultura, el país al que más nos parecemos es Italia. Por su parte, Portugal, nuestro hermano ibérico, tiene una población algo por debajo de la cuarta parte de la española y, asimismo, sus indicadores económicos lo sitúan por detrás de España.

Hasta estos momentos, salvo en el Reino Unido que nunca ha formado parte del espacio Schengen, entre estos países no había fronteras, aunque en estos momentos las fronteras están cerradas y los viajes totalmente restringidos.

No obstante, en lo que respecta a la pandemia, lamentablemente se ha comprobado que para quien no hay fronteras es para el coronavirus. Por tanto, estos países han compartido la dolorosa experiencia de ver como sus poblaciones eran atacadas por el Covid-19.

La reacción de las autoridades de estos países ante la amenaza común del coronavirus, se ha ajustado inicialmente a la tradicional falta de acuerdo. No obstante, aunque a diferentes velocidades, todos han tenido que tomar las mismas medidas para proteger a los ciudadanos.

Frenar el coronavirus

A falta de soluciones médicas para frenar el avance del Covid-19, todos han declarado un estado general de confinamiento de la población, que ha sido muy estricto en España e Italia; muy parecido en Portugal y Francia, aunque en ambos países era más fácil salir de casa un rato, y más permisivo en el Reino Unido y sobre todo, en Alemania donde permanecer en casa es recomendado, pero no obligatorio.

Asimismo, en todos los países se ha decretado el cierre general de los comercios, excepto los de productos esenciales, y también están prohibidas las reuniones; de forma taxativa en España, Italia, Portugal y Francia, y con alguna permisividad en Reino Unido y Alemania donde están limitadas a dos personas.

En todos los países la actividad productiva o ha estado totalmente parada o ha sido muy reducida, de tal suerte que todos han sufrido o siguen sufriendo un notable parón, como consecuencia del cual, la contracción del PIB es otro de los aspectos que estamos empezando a compartir con nuestros vecinos europeos, bien es cierto que la intensidad de la caída se pronostica muy diferente en cada país. En España y en Italia parece que la caída será significativamente mayor.

Los estragos del Covid-19: Datos de su impacto en los 6 países

En un breve recorrido por los elementos del contexto en el que se va a evaluar el estado de ánimo y la preocupación de la población de estos países, debemos destacar que el impacto de la enfermedad está siendo desigual. Cada país viene a tener su “curva”, su pico, su meseta y todos los demás elementos que las autoridades sanitarias y los medios nos han ido enseñando durante el tiempo que llevamos confinados, que en España es, en el momento de publicar este Informe, de 45 días.

Los datos y la “curva” constituyen uno de los elementos que conforman la percepción que tiene la población de lo que está ocurriendo. Lógicamente, no son el elemento determinante de dicha percepción, pero nos dan una idea clara de los mensajes de la pandemia que recibe el ciudadano y que, junto con otros muchos factores como la organización sanitaria, las medidas adoptadas por las autoridades, la cultura de cada país y el resto de informaciones comunicadas, forman el input del impacto de la pandemia ante el que reacciona la población.

Un rápido vistazo a los gráficos que se recogen a continuación, nos permite observar que los casos confirmados de población afectada por el Covid-19 en cada país, posicionan a España a la cabeza de los seis países. En términos absolutos España es el país que más casos confirmados ha acumulado. Pero cuando este dato se relativiza en función de la población, España sigue estando por encima de los demás países, con 4,46 casos por cada 1.000 habitantes; seguida de Italia con 3,10 casos por cada 1.000 habitantes. Los otros cuatro países se sitúan significativamente por debajo. Alemania es el país con menos casos confirmados, solamente 1,82 por cada 1.000 habitantes.

Por tanto, la proporción de población española que ha sido contagiada por el Covid-19 es sensiblemente superior a la de los países de nuestro entorno.

En cuanto a los fallecidos, España también se sitúa por encima de los demás países. Es cierto que, en números absolutos, Italia nos supera y Francia nos iguala; pero, en términos relativos, es decir, en la tasa de muertes por cada 100.000 habitantes, España supera a todos los demás países.

En España esta tasa asciende a 46,48, algo por encima de Italia con 41,51, y bastante por encima de los 31,90 de Francia y de los 22,30 del Reino Unido. Por su parte, Portugal y Alemania se sitúan muy por debajo de todos, con 7,63 y 6,37 respectivamente.

También en el caso de los fallecidos, la población española ha sufrido la crudeza del Covid-19 muy por encima de la población de los países más cercanos a nosotros.

Por consiguiente, en términos sanitarios, en el conjunto de los seis países que contempla el Estudio, España es el país en el que la población está siendo castigada más duramente por el coronavirus.

Número de Casos Confirmados
Confirmados por cada 1.000 habitantes
Fallecidos
Muertes por cada 100.000 habitantes

Impacto emocional

El estado de ánimo de los europeos se sitúa dentro de un rango bastante discreto, que va desde un mínimo de 5,4 a un máximo de 6,4 puntos en una escala de 0 a 10. En conjunto podríamos decir que aceptable, aunque hay diferencias entre países, de modo que en algunos es más aceptable que en otros.

Francia es el país con el mejor estado de ánimo con 6,4 puntos, seguida de Alemania con 6,2 y de Reino Unido con 6,1 puntos. A continuación, se sitúan los tres países del sur, por orden descendente: Portugal con 5,9; Italia con 5,7; y finalmente, España con 5,4 puntos. Es decir, el estado de ánimo de los españoles es el más bajo de los seis países.

Parece claro que, a un país de carácter tan alegre y positivo como nosotros, el coronavirus le está afectando bastante. No nos puede extrañar que a nosotros, junto a los portugueses e italianos, con una cultura tan extrovertida y social, tan físicamente cercanos y tan volcados hacia la vida en la calle, el coronavirus y las medidas de confinamiento nos estén afectando más que a nadie.

El estado de ánimo parece que tiende a ser bastante estable dentro de una situación. En todos los países alrededor de cuatro de cada cinco ciudadanos mantiene más o menos el mismo estado de ánimo en las últimas 24 horas. Entre aquellos cuyo estado de ánimo ha cambiado en ese período, porque ha mejorado o porque ha empeorado, todos excepto Alemania presentan un balance negativo, siendo más los ciudadanos que han empeorado que los que han mejorado.

El balance de empeoramiento del estado de ánimo es muy pequeño en Francia, 8% empeora y 6% mejora, y se hace progresivamente mayor en Italia 15% y 9%; Reino Unido 12% y 6%; España, 15% y 5%; y finalmente Portugal, 15% y 1% respectivamente.

Teniendo en cuenta los datos presentados anteriormente en relación con la extensión del Covid-19 en cada país, así como la similitud de las medidas tomadas por las autoridades, parece necesario acudir a la idiosincrasia portuguesa, para comprender por qué, con tan bajo impacto sanitario, es el país que presenta peor evolución del estado de ánimo.

Por lo que se refiere a España, el gradiente de evolución del estado de ánimo resulta negativo, el segundo más negativo, y sólo ligeramente peor que Italia, país al que, en relación con el impacto sanitario del Covid-19, nos parecemos más.

Estado de ánimo
Evolución del estado de ánimo

Impacto cognitivo

En este capítulo manejamos dos indicadores. Por un lado, el grado de preocupación que generan los riesgos percibidos para la salud personal o familiar por el Covid-19 y por otro, el grado de preocupación por la repercusión económica sobre las familias de las medidas adoptadas.

En todos los países el grado de preocupación por el impacto económico es significativamente superior al grado de preocupación por contraer la enfermedad. Se deduce que los europeos perciben menos probabilidad de contraer la enfermedad, o en su caso de que ésta evolucione mal, que de ver seriamente afectados sus ingresos. El hecho constatado es que preocupa más lo económico que la salud.

Por ejemplo, en Alemania, país cuya población muestra menos preocupación por el impacto del Covid-19 sobre sus ingresos, se observa que la preocupación por la repercusión económica se sitúa en 5,6 puntos, en una escala de 0 a 10; mientras que la preocupación por los riesgos para la salud alcanza los 4,7 puntos en la misma escala. Por su parte, en Portugal, que representa el polo opuesto de la preocupación; a la población portuguesa la preocupa el impacto de la pandemia sobre los recursos familiares al nivel de los 8,3 puntos, mientras que baja hasta los 7,9 puntos en relación con la preocupación por los riesgos para la salud.

Los países donde la preocupación es mayor, tanto en relación con la salud como con los ingresos familiares son, por este orden, Portugal, España e Italia. Por su parte, Francia, Reino Unido y Alemania muestran preocupaciones sensiblemente inferiores a los tres países anteriores.

Por consiguiente, los datos nos hablan de dos grupos de países en Europa. España comparte grupo de notable preocupación con Italia y Portugal. En el otro grupo, compuesto por Francia, Reino Unido y Alemania, la población reduce significativamente la intensidad de dichas preocupaciones.

Grado de preocupación por los riesgos para tu salud o la de tu familia
Grado de preocupación por la repercusión económica para ti y tu familia

Confianza en el futuro

Las diferencias por países apreciadas en el estado de ánimo y en las preocupaciones de la población se reducen en notablemente cuando se mira hacia el futuro. El grado de optimismo general es bastante tibio. En una escala de 0 a 10, la nota general se sitúa en torno al 5; sólo en Alemania el optimismo de cara al futuro se eleva algo más y supera la puntuación de 6,0.

Del resto de países, el mejor es Reino Unido con 5,7 puntos. Por debajo de él aparece Portugal con 5,5 puntos; Francia y España, ambos con 5,1 puntos, y finalmente con 4,9 puntos, Italia.

De modo general parece que los europeos no encuentran motivos para el optimismo de cara al futuro, salvo de forma muy ligera los alemanes. Esta cuestión está reflejando, sin duda, los mensajes que les llegan, fundamentalmente del ingente volumen de información que están difundiendo los medios de comunicación, además de la valoración de las medidas contra la pandemia adoptadas por las autoridades.

Pero, así como las medidas de protección de la salud se han podido retrasar en algún país, pero no han sido apenas discutidas, la cuestión de los parones de la producción sí que ha generado más reacciones, precisamente por el alcance de las consecuencias.

Grado de optimismo cara al futuro

Las percepciones sociales

¿Cómo ve la población de cada país la reacción de los demás ciudadanos ante la pandemia, en especial el sentimiento de unidad ciudadana en la lucha contra el coronavirus y la intención de seguir las medidas de protección recomendadas?

Estas cuestiones rompen la clara división de los países en los dos grupos anteriormente vistos. Ahora el alineamiento es diferente.

En España, Portugal y Reino Unido se percibe más intensidad en los sentimientos de unidad ciudadana y en el grado de concienciación cara a seguir las medidas recomendadas por las autoridades sanitarias para evitar el contagio. En cambio, en el otro grupo de países compuesto por Italia, Francia y Alemania, la percepción de ambas cuestiones se reduce.

Los tres primeros países están por encima del 6 (de 6,1 a 6,5 en todos los casos para ambas cuestiones), mientras que los tres segundos se sitúan entre 0,8 y 1,1 puntos por debajo. Solamente en Alemania, el grado de concienciación respecto de las medidas a seguir se eleva algo por encima de Italia y Francia, y se aproxima a la posición de los tres primeros.

Las medidas recomendadas a la población para protegerse del coronavirus poseen un ámbito de aplicación individual en el que la responsabilidad de cada uno parece fundamental, pero, al mismo tiempo, tienen también una dimensión colectiva, porque en la medida en que cada uno se protege, la población también se protege. No hay, por tanto, dos tipos de medidas preventivas una para los individuos y otra para la colectividad. Sólo hay medidas que deben aplicar los individuos y que persiguen efectos de protección para cada uno individualmente y para todos los demás.

Pues bien, desde este punto de vista, lo deseable sería un alto grado de concienciación cara a seguir las medidas de protección. Sin embargo, los datos obtenidos indican que en todos los países el grado de concienciación ciudadana posee un amplio espacio para la mejora. En conjunto son percepciones positivas, pero sin el grado de intensidad que sería de desear.

España junto con Reino Unido son los dos países donde se percibe mayor intención de seguimiento de las medidas de protección, sin embargo, la intensidad de esta percepción alcanza unos discretos 6,3 puntos. Portugal, Alemania e Italia se sitúan ligeramente por detrás, y por último, significativamente por debajo, con una puntuación de 5,1 puntos, aparece Francia, desmarcándose abiertamente del resto de países.

Por su parte, la percepción del sentimiento unidad ciudadana obtiene intensidades del mismo orden, es decir, en un territorio muy tibio y discreto, sensiblemente por debajo de lo que sería de desear.

Grado de percepción de sentimiento de unidad ciudadana
Grado de concienciación percibida en los ciudadanos cara a seguir las medidas recomendadas

Creencia en la aportación de cada uno

España y Portugal son los dos países con mayor intensidad en la creencia de la contribución de cada ciudadano a la lucha contra la pandemia, gracias al seguimiento de las pautas de protección recomendadas. Sus 8,9 y 8,8 puntos, respectivamente, en una escala de 0 a 10, superan significativamente a todos los demás países. Sólo la población italiana y la alemana, con 8,1 y 8,0 puntos, comparten de cerca, aunque por debajo, esta creencia. Por detrás de ellos se encuentran británicos y franceses, con 7,6 y 6,7 puntos; estos últimos, al igual que en las cuestiones sobre la percepción del comportamiento social, muy desmarcados de los demás países.

Así pues, el grado de utilidad atribuido por la población al seguimiento de las medidas recomendadas se sitúa en España por encima del resto de países, lo que tiene perfecto sentido de acuerdo con los resultados de las cuestiones que se han visto anteriormente, en particular, el hecho de que España es el país con un estado de ánimo más bajo y con niveles de preocupación por la salud y los ingresos familiares más elevados.

La posibilidad de que los individuos perciban que pueden contribuir de alguna manera en la lucha contra el coronavirus, proporciona una válvula de escape psicológica que evita o reduce la sensación de impotencia e indefensión ante el Covid-19, además de movilizar a la población con las únicas medidas verdaderamente eficaces para abordar este problema.

España es, probablemente, el país que, dada la amplitud con la que se ha manifestado el problema, más necesitaría de esta convicción, y cuya población, afortunadamente, la ha desarrollado en mayor medida que en el resto de países.

Creencia en la utilidad para luchar contra el coronavirus de que uno mismo siga las pautas recomendadas

Percepción de la situación en palabras de la población

Las nubes de palabras que se presentan a continuación han sido elaboradas con los términos espontáneos que mejor resumen la situación que estamos viviendo, tal como es expresada por la población de cada país.

El Miedo y los problemas derivados de una Economía muy afectada constituyen el núcleo central de una situación que es percibida prácticamente por igual por los ciudadanos de todos los países. Es decir, con mayor o menor intensidad, a los ojos del ciudadano de a pie, en todos los países estaría ocurriendo lo mismo, consistente en una doble amenaza para la población, una pinza que pone en riesgo su salud y sus recursos económicos.

Así pues, el coronavirus está provocando una emergencia doble:

  • La emergencia sanitaria derivada de las características propias de la enfermedad y de la ausencia de tratamientos farmacológicos para inmunizar a la población y para combatirla, una vez que afecta a las personas.
  • La emergencia económica provocada por el parón de las actividades productivas con el propósito de intentar romper las cadenas de contagio, vía fundamental para combatir la pandemia en ausencia de instrumentos farmacológicos.

Poniendo el foco en los países, se observa que el Miedo es una cuestión dominante en la percepción de la población de España, Italia, Portugal y Reino Unido; y es muy importante, pero, no es hegemónica en Francia y en Alemania. En cambio, en estos dos países, la afectación de la Economía es el rasgo más acusado de la situación percibida, mientras que en los anteriores ocupa un lugar preferente, pero, por debajo del Miedo.

Wirstchaftsnot, “emergencia económica“, palabra empleada por los alemanes para referirse al estado de la economía, es probablemente, el término que mejor sintetiza lo que le está ocurriendo en todos los países de Europa.

Tras el miedo y los problemas económicos, la incertidumbre, la preocupación, el confinamiento y la tristeza completan una imagen compartida por la población de los seis países, de claros tintes negativos, tanto en lo emocional como lo racional.

No obstante, de acuerdo con las palabras empleadas por la población de cada país, la visión de la situación es más similar por un lado entre España, Italia y Portugal; y por otro lado, entre Francia, Reino Unido y Alemania.

La población española describe la situación
La población italiana describe la situación
La población portuguesa describe la situación
La población francesa describe la situación
La población inglesa describe la situación
La población alemana describe la situación

El Sentiment es negativo

El Sentiment, la polaridad emocional de las palabras empleadas por la población para definir su percepción de la situación, presenta en todos los países un balance negativo; es decir, los ciudadanos utilizan más palabras de connotación negativa que de connotación neutra o positiva, para referirse a lo que están viviendo.

Alemania es el país donde el balance tiende más al equilibrio, de hecho, es el único país donde las palabras de Sentiment negativo, aun siendo mayoría son sólo mayoría minoritaria, no llegan a la mayoría absoluta.

En cambio, en todos los demás países, los términos de Sentiment negativo conforman una mayoría absoluta, acorde con el tono de la situación de signo claramente negativo, que incluye tanto hechos (Death, mencionan los británicos), como pensamientos (Concern) y sentimientos (Sadness).

En España e Italia, los dos países donde los estragos del coronavirus han sido mayores, presentan el Sentiment negativo de mayor intensidad. El 69% y el 70% respectivamente, de las palabras empleadas para describir la situación tienen un sentido negativo. Ello es totalmente coherente con los estados de ánimo de sus poblaciones, los más bajos de los seis países estudiados.

Por su parte, Portugal, Francia y Reino Unido presentan un balance de Sentiment mayoritariamente negativo, pero, no tanto como España e Italia, y algo más que Alemania.

Sentiment de las palabras que describen la situación

El coronavirus va a cambiar nuestras vidas

Por lo que se ha podido ver, el coronavirus no estaba en los planes de nadie. Hasta hace apenas unas semanas, el coronavirus no existía en nuestras mentes ni en nuestras vidas. Cuando surgió en China, poblaciones y gobiernos parece que lo vieron como una cuestión lejana, no fue contemplada como algo que pudiera llegar a Europa, ni mucho menos que pudiera afectarnos. Este sesgo cognitivo de falta de realismo resultaba, ahora lo vemos claro, totalmente contradictorio con las enormes dificultades del gigante oriental para controlar al coronavirus.

La percepción que tenemos en occidente de todo lo que se produce en China, no está exenta tampoco, de un halo de falta de autenticidad, lo que nos genera de entrada una reacción estereotipada de incredulidad.

Pero, hoy, lamentablemente, los europeos hemos constatado que lo que estaba ocurriendo en China no sólo era muy grave y, no pocos piensan que las informaciones que nos han llegado han podido ser suavizadas en su dimensión e intensidad, sino que ha llegado y nos ha afectado de forma grave, exactamente como le afectó a China y los europeos quizá no fuimos capaces de entender.

La gravedad de la pandemia del Covid-19 tiene un componente de afectación temporal en el sentido de que ni como enfermedad ni en las consecuencias económicas que ha producido el parón de la actividad, son pasajeras. El coronavirus, más allá de llevarse la vida de muchos ciudadanos, está dejando un rastro de destrucción económica y de alteración en los hábitos de vida que, por lo que parece, no son transitorios.

Mientras no haya una vacuna o un tratamiento efectivo contra la enfermedad, tendremos que renunciar a algunos hábitos que han marcado nuestro su estilo de vida hasta la llegada del coronavirus. Viajes, eventos y acontecimientos musicales o deportivos, reuniones, bares y restaurantes, locales de ocio y diversión son la parte quizá más llamativa de lo que vamos a tener que prescindir a corto plazo y por el momento no se sabe cuándo se podrán recuperar. La tarea será volver a los niveles de confianza que se tenían previamente.

Pero, además de estas cuestiones que forman parte de nuestro estilo de vida, la caída económica ya se está viendo que impacta directamente en los recursos económicos de muchas familias, una parte importante de las cuales se van a encontrar con miembros en situación de pérdida de empleo.

El impacto será diferente entre los países

En estas circunstancias hemos planteado a las poblaciones de estos seis países la cuestión del grado en que la crisis desatada por el coronavirus puede afectar a sus planes y proyectos de vida. Los datos obtenidos muestran unos resultados desiguales. Claramente va a haber daño y habrá una parte de los ciudadanos que tendrán que modificar sus planteamientos de vida tras el coronavirus. Sin embargo, parece que el impacto será diferente entre los países.

La población de Alemania es la que en menor medida considera que sus planes se verán perjudicados por la crisis que estamos viviendo; sólo un 35% piensa que quedarán afectados mucho o bastante.

En la posición contraria se encuentra España, donde el 70% de la población indica que las consecuencias de la crisis del coronavirus perturbarán sus planes y proyectos mucho o bastante.

Italia se sitúa después de España con un 57% de la población afectada de forma importante, y a continuación Portugal con un 52%.

En Francia y en Reino Unido los porcentajes se reducen hasta un 49% y un 38%, ambos ya por debajo de la mayoría absoluta de la población.

Por tanto, en el conjunto de los seis países estudiados, la población española es la que siente que en mayor medida va a experimentar las consecuencias de la crisis del coronavirus sobre sus proyectos de vida, con un alcance muy mayoritario.

Medida en que va a afectar a tus planes y proyectos de vida

Ficha Técnica

Muchas gracias

Puedes obtener información sobre la crisis del coronavirus en las páginas web de Gobierno de España, Andalucía, Cataluña, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia, Castilla y León, Canarias, País Vasco, Castilla – La Mancha, Murcia, Aragón, Islas Baleares, Extremadura, Asturias, Navarra, Cantabria y La Rioja.

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkedin

Suscríbete

para recibir nuestros post más interesantes una vez al mes.

Antes de enviar el formulario, debes leer la información básica sobre protección de datos aquí.

Información sobre protección de datos:

  • Responsable del tratamiento: Advanced Research and Strategic Marketing S.L.
  • Dirección del responsable: Avenida de América, 35, 1º, Oficina 8, CP 28002, Madrid
  • Finalidad: sus datos serán usados para poder atender sus solicitudes y prestarle nuestros servicios.
  • Publicidad: solo le enviaremos publicidad con su autorización previa, que podrá facilitarnos mediante la casilla correspondiente establecida al efecto.
  • Legitimación: únicamente trataremos sus datos con su consentimiento previo, que podrá facilitarnos mediante la casilla correspondiente establecida al efecto.
  • Destinatarios: con carácter general, sólo el personal de nuestra entidad que esté debidamente autorizado podrá tener conocimiento de la información que le pedimos.
  • Derechos: tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla y eliminarla, tal y como se explica en la información adicional disponible en nuestra web.
  • Información adicional: más información en el apartado "SUS DATOS SEGUROS" de nuestra página web. 

Buscador

Categorías

Etiquetas

Últimos post:

Suscríbete

para recibir nuestros post más interesantes una vez al mes.

Antes de enviar el formulario, debes leer la información básica sobre protección de datos aquí.

Información sobre protección de datos:

  • Responsable del tratamiento: Advanced Research and Strategic Marketing S.L.
  • Dirección del responsable: Avenida de América, 35, 1º, Oficina 8, CP 28002, Madrid
  • Finalidad: sus datos serán usados para poder atender sus solicitudes y prestarle nuestros servicios.
  • Publicidad: solo le enviaremos publicidad con su autorización previa, que podrá facilitarnos mediante la casilla correspondiente establecida al efecto.
  • Legitimación: únicamente trataremos sus datos con su consentimiento previo, que podrá facilitarnos mediante la casilla correspondiente establecida al efecto.
  • Destinatarios: con carácter general, sólo el personal de nuestra entidad que esté debidamente autorizado podrá tener conocimiento de la información que le pedimos.
  • Derechos: tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla y eliminarla, tal y como se explica en la información adicional disponible en nuestra web.
  • Información adicional: más información en el apartado "SUS DATOS SEGUROS" de nuestra página web. 

Consiento el uso de mis datos para los fines indicados en la política de privacidad “SUS DATOS SEGUROS”. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar