8ª Oleada Barómetro del Impacto de la crísis del coronavirus

Barómetro de Impacto de la crisis del coronavirus. 8ª Oleada

UNA VISION SOCIOLOGICA: PERCEPCIONES DE LOS ESPAÑOLES DE LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Aquí tenemos los resultados de la 8ª Oleada del Sondeo Periódico de las percepciones de los españoles respecto del impacto de la crisis del coronavirus en su estado de ánimo y en sus preocupaciones.

El trabajo de campo se llevó a cabo el 17 de Mayo.

La situación que perciben los españoles

Se ha elaborado una nube de palabras con los términos espontáneos que mejor resumen el impacto de la crisis del coronavirus, tal como es percibido por los españoles.

La imagen de la nube de palabras de esta oleada consolida los importantes cambios aparecidos en la oleada anterior, en el sentido de que:

  • La percepción de la Muerte tiene una presencia mínima, y así mismo se ha reducido el protagonismo del Miedo; sigue estando presente pero en un segundo nivel
  • Se confirma que el Impacto_económico conforma el núcleo central de la percepción
  • Es muy relevante el crecimiento de la percepción de la Mala_gestión, que en estos momentos constituye ya el tercer soporte de la estructura de percepción. Debe destacarse que esta percepción, en realidad, es ya una valoración, por tanto, una toma de postura ante la propia realidad percibida
  • Finalmente, acompañan a los tres aspectos anteriores, cuestiones que las contextualizan perfectamente, como son las percepciones de: Crisis, Incertidumbre, Desastre y Preocupación

Por consiguiente, la nueva etapa que la población española empezó a vivir en la última oleada, hace ahora dos semanas, queda totalmente asentada. La preocupación por la enfermedad remite, en cambio se instala en el centro de la vivencia, la preocupación por el impacto económico como consecuencia del parón de la actividad empresarial, laboral y de consumo.

En cierto modo, estos resultados, que abandonan ya la crisis sanitaria como eje de la percepción de la situación, cabe interpretarlos positivamente, ya que la población sitúa sus vivencias más allá esta cuestión, que consideraría “superada”; para centrarse en las consecuencias económicas que está dejando el Covid-19.

Nube de palabras

Nube de Palabras


Sentiment de las palabras empleadas para describir la situación

Sigue dominando el Sentiment negativo

La polaridad emocional de las palabras empleadas por la población para referirse a la situación percibida, el Sentiment, sigue en una posición mayoritariamente negativa. Los datos revelan que no hay evolución con relación a la anterior medición, hace ahora dos semanas.

Llama la atención el hecho de que la reducción del temor por el riesgo que conlleva la enfermedad, no ha conseguido instalar en la población una percepción más favorable.

Ello se debe a que, en realidad, la preocupación por el riesgo de la enfermedad ha sido sustituida por la preocupación por el impacto sobre la economía.

Por tanto, ha cambiado la causa directa de la percepción negativa, pero no la intensidad de la misma.


Impacto sobre los planes y proyectos de vida

El coronavirus nos va a cambiar la vida

En las tres últimas mediciones realizadas por el Barómetro, los resultados son muy similares en relación con la mayoritaria convicción de la población, de que esta crisis está obligando a modificar los planes y proyectos de vida.

Se confirma que para la inmensa mayoría de los españoles habrá un post-coronavirus, en el que va a tener que renunciar a determinados planes y proyectos que llevaba en mente.

En estos momentos, el 67% de la población piensa que esta pandemia le afectará de modo importante a sus planes de vida (mucho o bastante).

Lamentablemente, el coronavirus se ha llevado muchas vidas y ha generado mucho padecimiento físico y psicológico a los españoles, y además también perciben que les va a suponer una importante limitación en su modo de vivir y en sus aspiraciones.


Sentimientos de unidad ciudadana frente al coronavirus

Drástica caída de la percepción del sentimiento de todos unidos

Esta nueva etapa de desescalada, con la progresiva apertura de actividades que hemos iniciado, aparece asociada en la percepción de los españoles a una importante reducción del sentimiento de unidad ciudadana.


La idea representada por el lema “todos unidos vencemos este virus” y otros con similar mensaje, cuya percepción ha estado rozando el grado de notable durante muchas semanas, se ha ido desinflando desde el momento en que se han anunciado las primeras medidas de flexibilización del confinamiento. Desde entonces, no ha dejado de reducirse, hasta que en el momento actual es una percepción de baja intensidad: 4,5 puntos en una escala de 0 a 10.

El alejamiento de la población de esta directriz planteada por las autoridades sanitarias y ampliamente respaldada por muchas instituciones y colectivos, responde seguramente a varias razones, entre las que no se nos escapa que el ciudadano ha vivido una etapa de confinamiento dura y difícil, no solo en cuanto a las incomodidades físicas, sino sobre todo en cuanto a la penalidad psicológica de dicha restricción. Todo ello ha podido generar un más que lógico y comprensible cansancio.

Por otro lado, como se ha visto en la nube de palabras, hay una corriente ciudadana de posición un tanto crítica con la gestión de las autoridades, lo que justifica perfectamente un abandono de este objetivo de unidad de actuación colectiva.

Finalmente, con las primeras salidas autorizadas a la calle, se han podido observar no pocos comportamientos nada ejemplares desde el punto de vista de las medidas recomendadas.


Percepción de la implicación con las medidas

La intención percibida de seguir las normas sigue su caída

La cuestión que se acaba de ver en el apartado anterior, anticipa una importante ruptura de la intención percibida de seguir las medidas de protección recomendadas.

En la anterior medición, el grado de intención percibida ya se situaba a nivel de suspenso, por debajo del 5,0 en una escala de 0 a 10; pero, dos semanas después, constatamos que este suspenso es “algo más suspenso”, habiendo de 4,8 a 4,2 puntos.

Está claro que hay entre la ciudadanía cierto cansancio o ciertas molestias que le incitan a resistirse a continuar en la situación actual y, de alguna manera, a reprochar a sus conciudadanos algunos comportamientos escasamente alineados con las recomendaciones dadas a la población y con la ambición de unidad de criterio y de comportamiento por parte de todos ante el coronavirus.

Se ha roto la pretendida cohesión ante este tema, habiendo aparecido algunos comportamientos egoístas e insolidarios.

Merece la pena señalar que muchos ciudadanos pueden encontrarse en estos momentos en un estado hipersensible y de baja tolerancia ante el comportamiento social, como consecuencia de factores muy lógicos de cansancio, incertidumbre e impotencia-frustración.


Creencia en la utilidad de seguir las pautas de prevención

Creencia en la utilidad de la contribución individual con leves signos de erosión

El comportamiento de un colectivo viene a ser, en general, la suma de los comportamientos individuales de los componentes del mismo. Este es el caso de la creencia en la utilidad del comportamiento de cada uno, siguiendo las pautas recomendadas, como contribución al comportamiento general de lucha contra la pandemia.


Se es plenamente consciente de que el concepto pandemia involucra a todos y al mismo tiempo se cree intensamente en la aportación de cada uno a la lucha colectiva contra el coronavirus.

En las prácticamente 9 semanas durante las que se ha estado midiendo este parámetro, se ha podido observar una gran estabilidad del mismo; probablemente es el parámetro de todo el conjunto de indicadores manejados por el Barómetro, que ha obtenido niveles más intensos y más estables.

Esta intensa creencia, cuya importancia ya ha sido destacada en anteriores ediciones de esta Barómetro, está, sin duda, a la base del esfuerzo de confinamiento que durante tantas semanas han hecho los españoles, promoviendo un comportamiento mayoritariamente ejemplar.

Durante semanas hemos podido ver totalmente desiertas las calles de nuestras ciudades, mientras los ciudadanos se mantenían en el interior de sus casas, renunciando a cuestiones tan esenciales como la libertad de dar un paseo por la calle o de reunirse con sus familiares y amigos.


Impacto emocional de la situación

El estado de ánimo se resiente

La actual oleada ha medido el nivel del estado de ánimo más bajo de toda la serie (5,3 puntos en una escala de 0 a 10). Durante este episodio de la crisis del coronavirus que dura 9 semanas hasta el momento, el estado de ánimo nunca ha sido tan bajo como ahora.

Este resultado es muy significativo, ya que en estos momentos y desde el punto de vista sanitario, la pandemia parece estar bajo control. Sin embargo, hay otras cuestiones que parecen atacar con fuerza la moral de los españoles.

Sin duda el impacto económico se encuentra entre los principales responsables de esta situación, a la que seguramente también contribuyen el miedo, la visión general de incertidumbre y de crisis, y la consideración de mala gestión de la misma.

Sea como fuere, estaríamos empezando a salir de la crisis sanitaria con un estado de ánimo más bajo que cuando se inició y que en cualquier momento de ella.


Evolución del impacto emocional

Sensación de progreso

La sensación de progreso que identificó la anterior medición, ha sido muy efímera y no ha conseguido consolidarse como tendencia general de mejora.

Una amplia mayoría de españoles, 4 de cada 5, mantienen el estado de ánimo. En cambio, al comparar la proporción de los que mejoran y empeoran, el balance es ligeramente negativo.

Este resultado es coherente con la caída en el estado de ánimo que se acaba de ver en la cuestión anterior. Es muy probable que en la anterior oleada se hubiera generado una cierta ilusión ante los planes de desescalada, que sin embargo, no habrían conseguido satisfacer las expectativas generadas.


Impacto cognitivo

Se relaja la preocupación por la salud

La preocupación por los riesgos para la salud propia o de la familia en relación con el coronavirus, obtiene en la actual oleada el nivel más bajo de toda la serie: 6,6 puntos en una escala de 0 a 10, es decir, 0,6 puntos menos que hace dos semanas.

Este es un dato totalmente coherente con los obtenidos en cuestiones anteriores y, así mismo, con su interpretación general: parece que la cuestión sanitaria empieza a percibirse como “controlada”, motivo por el cual, el ciudadano reduce la intensidad de esta preocupación.

Sigue la elevada preocupación por el impacto económico

El grado de intensidad de la preocupación por la continuidad de los recursos económicos de la familia se mantiene en un orden de magnitud notable.

Muestra, desde luego, un ligero descenso, que en ningún caso rompe el criterio de alta intensidad por esta preocupación. Este dato está totalmente alineado con el rasgo central de la percepción de la situación que manifiestan los españoles, que como se ha visto en el nube de palabras, consistía en el impacto económico de la crisis del coronavirus.

Se constata que el coronavirus va a dejar, tal como lo perciben los ciudadanos, un legado económico preocupante.

Entre los ciudadanos se ha acentuado la percepción de mayores amenazas sobre su economía que sobre su salud, y esto significa que se espera que los esfuerzos de recuperación post-coronavirus en el ámbito económico sean mayores que los percibidos hasta el momento. De hecho, la expectativa lógica de la ciudadanía se concreta en medidas de apoyo para superar la dura situación económica sobrevenida.


Confianza en el futuro

Suspende el nivel de confianza en el futuro

Ya se ha visto en las cuestiones anteriores cómo la preocupación por la salud se ha relajado, mientras que la preocupación por el impacto económico se mantiene en un nivel alto, y asimismo, de acuerdo con lo que percibe el ciudadano, seguirá en esta situación durante un tiempo.

También se ha visto que ha habido una quiebra en los sentimientos de unidad ciudadana contra el coronavirus, que ha llevado a los españoles a una cierta situación de descreimiento en los demás. De alguna manera, la confianza social se ha resentido.

En estas condiciones no puede extrañarnos que el futuro se vea en estos momentos con ojos menos optimistas que nunca.

Desde el punto de vista colectivo, merecería la pena un esfuerzo por confortar a la población en los dos ejes que se acaban de comentar: confianza en el futuro económico y confianza en los demás, es decir , en el refuerzo social capaz de recuperar el terreno perdido durante la crisis del Covid-19.


Resumen del Impacto

El cuadro de Indicadores del Impacto muestra cómo ha ido evolucionando el sentir de la población desde que empezó la crisis hasta el momento.

Se mantiene firme y en un nivel superior a todos los demás parámetros la creencia en la utilidad de la contribución individual de cada uno por seguir las medidas recomendadas. A lo largo de estas semanas no ha sufrido ningún  deterioro relevante.

El siguiente aspecto que destaca es la intensidad de la preocupación por el impacto económico, que se ha mantenido en un nivel alto y sin mostrar ninguna relajación en las últimas semanas, en las que los duros datos de los efectos sanitarios de la pandemia se han reducido a niveles muy bajos. En esta línea, la preocupación por la salud viene mostrando ya una tendencia a la baja.

El resto de indicadores que se sitúan en un nivel discreto o bajo, como son el estado de ánimo, el optimismo de cara al futuro, por un lado, y por otro, la percepción del sentimiento de unidad ciudadana y la intención percibida de seguir las medidas de protección, presentan además una inflexión en las últimas semanas en las que la intensidad del parámetro se reduce y en algún caso cae muy a plomo, como por ejemplo en los indicadores de percepción social, ratificando la idea anteriormente mencionada de generación de desconfianza social.

Resumen del Impacto


Flash

Flash

Ficha Técnica del Estudio

Ficha Técnica 8ª O


Clica aquí para acceder a la 1ª Oleada, 2ª Oleada, 3ª Oleada, 4ª Oleada, 5ª Oleada, 6ª Oleada o 7ª Oleada.

Muchas gracias


Puedes obtener información sobre la crisis del coronavirus en las páginas web de Gobierno de España, Andalucía, Cataluña, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia, Castilla y León, Canarias, País Vasco, Castilla – La Mancha, Murcia, Aragón, Islas Baleares, Extremadura, Asturias, Navarra, Cantabria y La Rioja.

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkedin

Suscríbete

para recibir nuestros post más interesantes una vez al mes.

Antes de enviar el formulario, debes leer la información básica sobre protección de datos aquí.

Información sobre protección de datos:

  • Responsable del tratamiento: Advanced Research and Strategic Marketing S.L.
  • Dirección del responsable: Avenida de América, 35, 1º, Oficina 8, CP 28002, Madrid
  • Finalidad: sus datos serán usados para poder atender sus solicitudes y prestarle nuestros servicios.
  • Publicidad: solo le enviaremos publicidad con su autorización previa, que podrá facilitarnos mediante la casilla correspondiente establecida al efecto.
  • Legitimación: únicamente trataremos sus datos con su consentimiento previo, que podrá facilitarnos mediante la casilla correspondiente establecida al efecto.
  • Destinatarios: con carácter general, sólo el personal de nuestra entidad que esté debidamente autorizado podrá tener conocimiento de la información que le pedimos.
  • Derechos: tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla y eliminarla, tal y como se explica en la información adicional disponible en nuestra web.
  • Información adicional: más información en el apartado "SUS DATOS SEGUROS" de nuestra página web. 

Buscador

Categorías

Etiquetas

Últimos post:

Suscríbete

para recibir nuestros post más interesantes una vez al mes.

Antes de enviar el formulario, debes leer la información básica sobre protección de datos aquí.

Información sobre protección de datos:

  • Responsable del tratamiento: Advanced Research and Strategic Marketing S.L.
  • Dirección del responsable: Avenida de América, 35, 1º, Oficina 8, CP 28002, Madrid
  • Finalidad: sus datos serán usados para poder atender sus solicitudes y prestarle nuestros servicios.
  • Publicidad: solo le enviaremos publicidad con su autorización previa, que podrá facilitarnos mediante la casilla correspondiente establecida al efecto.
  • Legitimación: únicamente trataremos sus datos con su consentimiento previo, que podrá facilitarnos mediante la casilla correspondiente establecida al efecto.
  • Destinatarios: con carácter general, sólo el personal de nuestra entidad que esté debidamente autorizado podrá tener conocimiento de la información que le pedimos.
  • Derechos: tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla y eliminarla, tal y como se explica en la información adicional disponible en nuestra web.
  • Información adicional: más información en el apartado "SUS DATOS SEGUROS" de nuestra página web. 

Consiento el uso de mis datos para los fines indicados en la política de privacidad “SUS DATOS SEGUROS”. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar